Vte López - Plenario 1º sección

















¿Oposición unida?

Por Luis Domenianni
luisdomenianni@yahoo.com.ar



Sin ánimo de “maestro ciruela”, quien esto escribe utiliza un método compuesto por cinco elementos para analizar cada una de las decisiones públicas que los gobiernos –nacional, provinciales y municipales- convierten en normas jurídicas. 
Primer punto es el anuncio en sí. Segundo punto es la “letra chica” de la propia medida jurídica. Tercer elemento es el contexto histórico y social que rodea la norma. Cuarto mecanismo es el “espíritu” de la decisión. Quinta cuestión son las formas.

Anuncios

Dos decisiones movieron el tablero político argentino en las dos últimas semanas. Por un lado, el adelantamiento de las elecciones legislativas. Por el otro, la coparticipación parcial de los ingresos provenientes de las retenciones sobre las exportaciones de soja y girasol.
La semana anterior analizamos el adelantamiento. Corresponde, por ende, trabajar sobre la nueva iniciativa. 
¿Es malo que las retenciones agropecuarias sobre la soja y el girasol pasen a ser coparticipables con provincias y municipios? Para quienes postulamos un país federal, decididamente no. Por el contrario, es bueno.
¿Es malo que los fondos sean destinados a la “mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, habitacional y vial en ámbitos urbanos y rurales”? Decididamente no. Por el contrario, es bueno.
El arco opositor al gobierno reclamó durante más de un año la coparticipación. Ahora la tiene desde el primero de abril próximo. Debería, por tanto, apoyar, en lugar de criticar. 
El mero hecho de la publicación en el Boletín Oficial del decreto de necesidad y urgencia pone fin, en cierto grado –no a todo, sino a la menor parte- a la discrecionalidad en el reparto federal de los fondos públicos. Algo que también reclamaron y reclaman todos los sectores que no componen el oficialismo de turno. Por tanto, tampoco es denostable.
Qué el gobierno escuche reclamos y los viabilice debe ser, a priori, recibido, sino con aplausos, al menos con satisfacción. Más aún, resulta legítimo que la oposición se apropie del anuncio pues es dueña de la prédica coparticipable que el oficialismo reconoce tardíamente.
Así pues, todo parece positivo. Intendentes y gobernadores con más dinero. Dinero que en un país federal les corresponde. Gobierno nacional que reconoce – a las cansadas, es cierto – que no puede ser el discrecional propietario de la “caja”. Oposición que logró uno de sus propósitos.
Falta comer las perdices porque ya estamos todos felices.  

La “letra chica”

Como en los contratos que los particulares firmamos con empresas prestadoras de cualquier tipo de servicios, la “letra chica”, que pocos leen, presenta aristas que, cuando menos, ponen un freno a tanto optimismo.
La lectura pormenorizada muestra que el Fondo Federal Solidario, creado por el gobierno nacional, cuyo monto calcula el propio oficialismo – nadie puede asegurar que esa cifra supere el status de hipotética – y cuyo destino son escuelas, hospitales, viviendas y caminos, queda constituido por el 30 por ciento que le corresponde a provincias y municipios. El 70 por ciento restante, que queda en las arcas del gobierno nacional, no tiene destino prefijado. Puede, por tanto, ser empleado en los subsidios a los amigos, en la compra o alquiler de voluntades o en donde el matrimonio presidencial decida con su habitual arbitrariedad. La “solidaridad” y la “redistribución de la riqueza” la deben hacer otros. Néstor y Cristina Kirchner, no.
Resulta válida la donación de fondos con cargo. Es legal que done un automóvil a mi hijo con la condición escrita que no lo transforme en taxi o remise. No es legítimo, en cambio, que establezca la prohibición o la obligación con dinero que es de su propiedad y no de la mía.
Así las cosas, poco tiene que ver la cuestión con el federalismo y mucho con la discrecionalidad. Crea además un peligroso precedente: a partir de ahora, el gobierno nacional puede determinar el destino de todos los fondos coparticipables. Ya no es un acuerdo entre socios como lo establece la Constitución Nacional, sino una relación entre jefatura y subordinados como lo interpreta la amañada lógica kirchnerista.
Más obvia, pero no por ello puede ser ignorada, resulta la disparidad entre un 30 y un 70 por ciento. La Estado nacional que no mantiene escuelas, que casi no administra hospitales, que instrumenta planes de vivienda que no concluye o lo hace en una mínima parte de lo que anuncia, que mantiene – muy mal, por cierto, ya que las más transitadas están concesionadas – una mínima parte de la red vial que no incluye a las rutas provinciales, ni a los caminos rurales, se queda con la parte del león.
Es más, y aunque trasciende al análisis de la “letra chica”, desde 1996 – hace 13 años – el Estado nacional, pese a lo establecido en ese sentido por la Constitución, no llama, ni propone un proyecto que reanalice la coparticipación federal.
Como siempre, la “letra chica” achica la felicidad inicial.

El contexto histórico y social

 No resulta serio insistir en que la disputa del gobierno con el campo no tuvo por origen la voracidad fiscal de la actual administración nacional. Tampoco lo es hablar de “ganancias extraordinarias” por más altas que estas fuesen, cuando se obtienen en condiciones de competencia.
 Cuando hace apenas más de un año el gobierno avanzó sin consultar con nadie en el proyecto de las retenciones móviles, jamás habló de redistribución. “Caja” era la palabra que usaba, no ya la oposición, sino los propios partidarios del kirchnerismo. La economía – sin efectos aún de la crisis internacional que se avecinaba – comenzaba a “hacer agua”, el INDEC ya manipulaba los datos sobre la inflación, los cortes de luz se sucedían a diario y el no presidente oficial Néstor Kirchner imaginó e intentó echar mano a los recursos de los productores agropecuarios. Nadie hablaba de hospitales, escuelas, viviendas o caminos.
 Luego, tiempo después, cuando la resistencia chacarera contó con el beneplácito de gran parte de la población, el gobierno habló de un Fondo Social y anunció los “benditos” hospitales, escuelas, viviendas y caminos. Fue poco creíble.
 Es más, el gobierno que mantiene un injusto, regresivo y, particularmente altísimo, Impuesto al Valor Agregado (IVA), que castiga en mayor medida a quienes se ven obligados a gastar todos sus ingresos en su propia subsistencia, en forma casi cínica, apeló al “demagógico” reparto para justificar su voracidad inicial.
 La imaginación febril comenzó a funcionar, cuando ya nada resultaba automático, para justificar la apetencia por los dineros de otros. Surgió allí la imposible descripción objetiva de la “renta extraordinaria”. Un concepto relativamente fácil de definir cuando se trata – y así se hace en el mundo – de ganancias que obtienen empresas monopólicas o cuasi monopólicas, por lo general, de servicios públicos y absurdo cuando su origen se da en mercados competitivos y más aún cuando se trata de productos que son vendidos a granel – sin publicidad mediante – y cuya producción está atomizada en miles de productores que abarcan desde el todopoderoso “pool de siembra” hasta el vulnerable chacarero de menos de cien hectáreas.
 Semejante retórica no le alcanzó al gobierno para convencer a la mayor parte de la sociedad. Comenzó allí la crítica a los medios de comunicación que, más allá de las características peculiares de cada uno de ellos, tuvo su razón de ser en el no silencio de las voces críticas.
 Decidió allí el kirchnerismo, y aún se mantiene en la tesitura, la división maniquea de la sociedad. Buenos y malos. Justos e injustos. Solidarios e insolidarios. Amigos y enemigos fueron las fronteras que elgobierno impuso a la población.
 El campo pasó a ser el enemigo. El campo a secas, sin ninguna discriminación. La ONCAA, Guillermo Moreno, la AFIP, Florencio Randazzo, Luis D’Elia, Hebe de Bonafini, Carlos Kunkel, encabezados por el furioso Néstor, fueron los cruzados de una guerra santa que intentó recuperar para el país la dudosa epopeya de la antinomia como metodología de acción política.
 La moderación de Julio Cobos y la responsabilidad de algunos legisladores garantizaron por un tiempo la paz social. El gobierno, lejos de aprender la lección, intentó todos los caminos para quebrar al campo. Desde la cooptación y el engaño a algunos dirigentes sectoriales hasta convocatorias a diálogos donde se alcanzaban acuerdos mínimos que luego no se plasmaban o quedaban distorsionados cuando eran traducidos a normas legales.
 Como ya fue dicho, nadie redujo o limitó al IVA, nadie creó un seguro nacional de desempleo, nadie atacó las causas de la inflación que afecta a casi todos, pero mucho más a quienes dependen de ingresos fijos. Quedó el desnudo que la trillada redistribución era pura cháchara.
 Es en este contexto, y no en la creación bíblica del universo, donde es válido el análisis. Desconfianza, enemistad, venganza, castigo, división, falta de reflexión, nulo valor del consenso y provocación resultan algunos de los términos que describen el escenario. De allí que el argumento federal quede, cuando menos, relativizado. 
Cuando el hegemonizador y el concentrador desempolva el federalismo, hasta el más ingenuo desconfía.

El “espíritu”

 Es esta, sin lugar a dudas, la cuestión más subjetiva de las cinco mencionadas. No obstante, algunos datos se acercan a la objetividad. Uno de ellos es la proximidad de las elecciones. Otro son los dichos “plebiscitarios” de algunos referentes kirchneristas de dudosa capacidad para el “cortarse solos”. Otro es la casi certera participación del santacruceño con domicilio en Río Gallegos, Néstor Kirchner, como primer candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires.
 Unir estos elementos con la decisión dada a conocer el jueves último otorga móvil exclusivamente electoral al tema. En primer lugar, porque tiene costo cero para las finanzas nacionales. En vez de una distribución discrecional será prefijada pero nada indica que mayor, sino probablemente inferior, a los adelantos transitorios que repartía el gobierno. 
 En segundo término, porque el reparto de los fondos que provienen del sector rural de alguna provincias, es distribuido también entre provincias cuyas producciones nada tienen que ver con cereales y oleaginosas, e incluye a zonas urbanas que no están insertas o rodeadas de campo. En particular, claro está, el Gran Buenos Aires, territorio sobre el que cuenta el gobierno para neutralizar la desventaja electoral en la provincia y en el país.
 Cierto es que el principio de la coparticipación federal no implica, más vale todo lo contrario, que los fondos retornen adonde tuvieron origen. Pero, no menos cierto es que las regalías que perciben las provincias petroleras – en cuyo reconocimiento Néstor fue paladín en sus épocas de gobernador y amigo de Carlos Menem – rompió aquel principio de universalidad. Resulta difícil explicar porqué el petróleo genera recursos específicos para las provincias que lo producen y la soja o el girasol no.
 En tercer término porque persigue – lo cual es válido – evitar nuevas deserciones legislativas de diputados, senadores y dirigentes políticos de provincias beneficiadas dentro de la lógica – lo cual es perverso – del todo o nada en que el matrimonio se empecina en dividir la sociedad. Vuelve a utilizarse en la Argentina el concepto apocalíptico de “nosotros o el caos” aunque en este caso se parece más a “nosotros y el caos”.
 El color electoral de la decisión contribuye, entonces, a desvirtuar lo genuino del anuncio. Federalismo y distribución del ingreso quedan así supeditados a “hagamos cualquier cosa para ganar, empatar o perder por poco en las elecciones”. En otras palabras, así como hasta ayer concentramos, hoy federalizamos por razones electorales y mañana volvemos a concentrar porque ya pasaron las elecciones.

Las formas

 Decreto de necesidad y urgencia. Decisión exclusiva del matrimonio. Ninguna consulta. Nula participación de ministros, secretarios, legisladores o gobernadores. Hecho consumado. Debate, tal vez, a posteriori. Una forma de hacer política. No ilegal. Pero nada republicana. El país de las Juntas Militares se resolvía entre tres dictadores. El país de los Kirchner, se resuelve entre una elegida y su marido.

Elecciones

 Que el zorro pierde el pelo pero no las mañas tiene tanto de cierto como que el cuadrado no es redondo. Néstor Kirchner suele acorralarse solo pero no por ello deja de ser un “fighter” de la política y, mucho menos, puede ser subestimado como falto de reflejos.
 El adelantamiento electoral, promovido ingenuamente por Mauricio Macri, fue y es un revulsivo cuyas consecuencias, hasta ahora, paga la oposición enfrascada en la conformación de uno o dos frentes en la provincia de Buenos Aires.
 Los Kirchner vieron una oportunidad y la tomaron. Favorecidos por su esquema unipersonal en la toma de decisiones disfrazaron la cuestión de excepción ante la crisis económica internacional y así obviaron hablar de la pendiente hacia abajo en que se desenvuelve la economía local que ya obliga al gobierno a tomar fondos en el mercado para hacer frente a sus compromisos de gasto ordinario y que presagia un agravamiento para el segundo semestre del año.
 Pero más allá de evitar la dispersión cronológica de los votos, la Quinta de Olivos le quitó tiempo a la oposición para el complicado armado de sus listas cuando su confección debe conciliar el interés de múltiples agrupaciones y liderazgos. No fue una jugada menor.
 Hoy, Elisa Carrió discute si debe converger o no con Gabriela Michetti en la Capital Federal. Hoy, el eventual panradicalismo de la provincia de Buenos Aires analiza si debe o no unir fuerzas con el peronismo antikirchnerista. El propio peronismo no oficial quedó enredado en las diferencias frente a la decisión kirchneriana entre Francisco De Narváez, el propio Macri y Felipe Solá. Hoy, Solá se acerca al vicepresidente Julio Cobos y a Margarita Stolbizer, mientras De Narváez no ve con malos ojos una posibilidad de triunfo que lo catapultara a una candidatura a gobernador en 2011. 
 Todo se reduce a la aritmética: ¿la oposición unida obtiene más o menos legisladores que la oposición dividida en sus dos variantes bonaerenses, la panradical y la peronista antikirchnerista? Si bien nadie está del todo convencido, nadie se opone de lleno. En orden a la mayor aptitud hacia el gran frente se inscriben Felipe Solá, Elisa Carrió, Francisco De Narváez y Margarita Stolbizer. Julio Cobos se ubica en el centro de la discusión, mientras que Mauricio Macri y Gerardo Morales resultan los más reacios.
 Rumores y versiones se apoderan, entonces, de la actividad política opositora y la someten a una especie de parálisis de definiciones que durará, seguramente, hasta que el Senado apruebe – con más chances – o rechace la modificación del calendario electoral.
 Allí, sí, con el escaso tiempo que restará, si el cambio se aprueba, el conjunto opositor deberá definir eventuales unidades o participación dispersa. Allí, sí, prevalecerán legítimos intereses personales, análisis políticos o conveniencias electorales. Y el electorado juzgará.
 Ese tiempo que transcurrirá necesariamente hasta la definición del Senado estará plagado de maniobras, operaciones de prensa y demás yerbas que componen el folklore político, repleto de operadores profesionales y amateurs, cuya existencia y justificación contribuyen al descreimiento que rodea a la actividad política.
 Es que los grandes hombres hablan de ideas, los hombres medianos hablan de cosas y los pequeños hombres hablan solo de otros hombres (vale también para las mujeres).

Locales

 Ante tanto frentismo dando vueltas alrededor de la o las listas de candidatos a diputados nacionales, las listas seccionales y locales giran en derredor de una falta de definiciones.
 El hipotético esquema de kirchnerismo en competencia con oposición unida no resulta factible de repetir. En lo seccional – Junín forma parte de la cuarta sección electoral de la provincia de Buenos Aires – es casi seguro que la competencia se dará entre tres boletas principales: la panradical – UCR, GEN y Coalición Cívica, y cubismo -, la peronista antikirchnerista – vertientes Solá y De Narváez, más PRO, más MID – y la kirchnerista con sello del Partido Justicialista.
 La cuestión es muy diferente a nivel local. Y no es malo que así sea. Las realidades políticas de cada distrito son particularmente diferentes a las del territorio contiguo. No tenerlas en cuenta es obligar a mezclar agua con aceite, algo que siempre resulta sospechoso para el electorado. Sino imposible, abona al descreimiento general el hecho de juntar a quienes hasta hace un rato se denostaban en público.
 Sobre este punto, casi todos los actores parecen estar de acuerdo. La libertad de acción es el reclamo casi unánime de los políticos locales.
Seguidores del intendente Mario Meoni no amontonarán fuerzas con militantes próximos a Abel Miguel. Pablo Petraglia puede ser quien encabece la lista meonista. José María Banfi o Lisandro Benito quienes hagan lo propio con la lista migueliana. Desde la UCR oficial, Luciana Gómez Panizza es quién cuenta con las mayores chances, aunque en ese espacio nadie puede descartar sorpresas a partir de las estatutarias elecciones internas.
 El peronismo no kirchnerista cuenta con mayores posibilidades de ir unido. Andrés Rosa es el candidato puesto del filipismo pero aún los amigos de De Narváez y los hombres del PRO no cerraron filas. Con Felipe Rivara como operador, la unidad es factible pero no segura.
 Desde el kirchnerismo, la eventual unidad se ve algo resentida. La “bajada” a la ciudad de Alicia Kirchner, traída por el operador Patricio Griffin, motivó algunos desencuentros. Gustavo Traverso quedó resentido por su no participación en el desembarco de la hermana del “presidente in pectore” con Carlos Pesce y Héctor Azil. La posibilidad de dos listas es remota, pero la participación no tan activa de Traverso es a tener en cuenta.
 Fenómeno juninense particular, el MID de Ricardo Petraglia, parece sentirse a gusto dentro de sus propios límites. Suelen no necesitar de nadie para conservar su actual bagaje de votos e, inclusive, para ampliarlo moderadamente. De allí su tendencia a protagonizar las elecciones con boleta propia. Alicia Piva cuenta con las mejores chances para encabezar la lista.
 

 

Por la crisis, ya hablan del regreso del Patacón bonaerense

Los conflictos salariales que mantienen intermitente la actividad en la provincia de Buenos Aires ya llevaron a la oposición a pronosticar que después de las elecciones volverá la cuasimoneda surgida en la crisis de 2001. El ideólogo de sa iniciativa, el ex gobernador Carlos Ruckauf ya se había reunido con Daniel Scioli, al igual que Gerardo Otero, el ministro que implementó la medida.

La situación económica que atraviesa la provincia de Buenos Aires está trayendo a la agenda de los políticos que dirimen el destino de la jurisdicción más grande y conflictiva del país dos figuras que parecían haberse reservado únicamente para los libros de historia. Una es la del patacón, el bono-símbolo de la crisis del 2001 y otra es la de Carlos Ruckauf, el gobernador que no terminó su mandato por esa misma coyuntura. 

Este medio había anticipado que para evitar nuevas fugas hacia el peronismo disidente, el kirchnerismo había apurado la vuelta del duhaldista Eduardo Camaño (el presidente más fugaz del bicentenario), que ocupará el cargo de ministro de Gobierno en el Ejecutivo de Daniel Scioli y del ex intendente de Almirante Brown, Jorge Villaverde, aún con futuro incierto. 

A estas medidas de “contención”, se le habría sumado la de Ruckauf, que como trascendió en un medio, se habría reunido con Scioli por varias horas y pasaría a ser su consejero económico. Esto fue confirmado por una fuente bonaerense de La Política Online. Lo más llamativo de esto, es que Ruckauf, inventor del patacón junto a su ministro de Economía, Jorge “Oveja” Sarghini (hoy dentro de la alianza Solá-Mauricio Macri-Francisco De Narváez) daría sus consejos “ad honorem”, es decir, que no vería un peso por su labor. 

La “cuasimoneda” 

La provincia de Buenos Aires empezó el año con un déficit proyectado de 7.000 millones que sigue creciendo, y el gobierno de Daniel Scioli debe enfrentar reclamos salariales de los docentes que con el paro de mañana habrán hecho huelga 4 veces en menos de veinte días hábiles, los trabajadores estatales que ya amenazaron con agudizar el conflicto y los médicos que hoy pararon nuevamente en los 77 hospitales provinciales reclamando un aumento del 33 por ciento. 

Fuentes del gobierno de Scioli explicaron a La Política Online que los “aproximadamente 25.000 millones de pesos que gasta la provincia en salarios ya están financiados”, en parte gracias a los fondos que aporta la Nación, pero otra cosa muy distinta es el aumento salarial que piden estos sectores que cobran el sueldo desde las arcas de la provincia, una suma que no estaba estipulada en el Presupuesto aprobado en diciembre por la Legislatura. 

Esto es cuestionado por los gremios y por la oposición desde aquel momento. El presidente de la UCR bonaerense, Daniel Salvador, dijo la semana pasada en La Plata que sólo faltaba ponerle fecha a la nueva emisión del bono. 

Del mismo modo, el senador provincial de la Coalición Cívica, Daniel Expósito, dijo algo similar en diálogo con La Política Online, al afirmar que “la situación por la que pasa la provincia va a llevar irremediablemente a la emisión de cuasimoneda, lo advertimos el año pasado y ahora lo estamos viviendo, vamos a ver qué nombre le inventan al bono”. 

Desde el ministerio de Economía que conduce Rafael Perelmiter, aclararon a La Política Online que si bien se rumorea “en la calle” sobre la vuelta de los bonos, en esa cartera no se ha hablado nada. De todos modos, pidieron no “demonizar” al patacón, ya que como dijeron, “sirvió” en la crisis que atravesó el país a principios del tercer milenio. 

También desde el Ministerio plantearon a este medio que el peor escenario sería no conseguir el financiamiento necesario para los aumentos salariales, y lo primero que se haría ante esa situación sería postergar el pago a los proveedores de la provincia. 

Por último, esas fuentes explicaron la visita de hace unos días al Ministerio ubicado en calle 8 entre 45 y 46 del ex ministro de Economía de Felipe Solá, Gerardo Otero –que gestionó en época de patacones– sosteniendo que sólo acudió “para pedir unos teléfonos” y “no para explicar el uso del bono”.

Cobos viajó a Lisboa a participar en un foro parlamentario

El vicepresidente se encuentra en Portugal donde mantuvo reuniones con legisladores del parlamento de ese país con quienes analizó las relaciones comerciales entre Argentina y el país ibérico. También participó el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, el kirchnerista Eduardo Fellner.

Por estos momentos, Julio Cobos se encuentra en Lisboa, Portugal, donde participó junto al kirchnerista Eduardo Fellner de una reunión preparatoria para un encuentro parlamentario que reunirá a dirigentes de Iberoamérica. 

Se trata de la XIX Cumbre Iberomaericana de Jefes de Estado y Gobierno que se celebrará en la ciudad portuguesa de Estéril, entre el 30 de noviembre y el 01 de diciembre de este año. Paralelo a este encuentro de estadistas, se llevará a cabo el V Foro Parlamentario que se hará entre el 23 y el 24 de noviembre, en el que se abordará una problemática en común: “Innovación y Tecnología”.  

Por Argentina, participaron el presidente de la Cámara Baja, Eduardo Fellner y el Presidente del Senado, Julio Cobos. 

La reunión tuvo lugar en el palacio San Bento edificio de la Asamblea Legislativa de la República Portuguesa. 

La agenda de Cobos en Lisboa
Según pudo saberse a través de la página web del Senado de la Nación, al finalizar la reunión del Foro, Cobos mantuvo un encuentro con el presidente de la Asamblea de la República Portuguesa, Jaime Gama, con quien evaluaó la situación política de ambos países frente a la crisis internacional.
 
El vicepresidente también se reunió con los parlamentarios integrantes de la comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea de la República Portuguesa, que le consultaron al jefe del Senado sobre las relaciones bilaterales entre ambas naciones. 

Julio Cobos hizo referencia al actual intercambio comercial binacional y los resultados de la balanza comercial positiva para Argentina. No obstante, indicó que se deberán proponer acciones y políticas que incentiven el incremento comercial bilateral teniendo en cuenta la situación de crisis mundial. 

Por su parte, los parlamentarios propusieron establecer algún tipo de acercamiento entre los representantes de ambos parlamentos para fortalecer no solo los vínculos comerciales sino también políticos, a nivel nacional, regional y municipal.

Campaña: Cobos prepara su desembarco en Corrientes

Dicen que la carrera proselitista del vicepresidente comenzará en esta provincia con el apoyo a la reelección de Colombi. Como estrategia, quiere rodearse de intendentes para dar “un sentido federal” a su propuesta. 

Todavía no se sabe cuándo se elegirá gobernador en Corrientes, pero el vicepresidente Julio Cobos tiene preparado su desembarco en la provincia para iniciar su gira proselitista en el interior del país, en apoyo a la reelección de Arturo Colombi. 

Esto ocurrirá el 8 de abril, día en que Colombi encabezará su acto de lanzamiento, mientras que permanece abierto el enfrentamiento entre los dos sectores del radicalismo correntino, en la puja por las candidaturas y el control del partido intervenido. 

“Cobos va a estar en Corrientes porque no le va a sacar el cuerpo a esta campaña, en la que vamos a demostrar más firmemente cuáles son nuestras propuestas”, contestó un colaborador del vicepresidente cuando se le consultó si la interna radical podía hacer postergar la visita.
Los medios periodísticos de Buenos Aires ya pusieron a Corrientes como el debut en la campaña electoral de Cobos, a ocho meses de su quiebre con el gobierno nacional, tras su rechazo al proyecto que establecía las retenciones móviles a las exportaciones del agro.

Comenzará por Corrientes y seguirá en Santa Fe. Posteriormente irá a Buenos Aires y Mendoza, donde tendrá batallas indirectas con el ex presidente Néstor Kirchner.

En Corrientes, el vicepresidente generó contactos personales con varios intendentes que apoyan la gestión del gobernador Colombi, todos ex radicales K como Adán Gaya, de Yapeyú y Rodolfo Fernández, de Virasoro. Este último, en realidad, siempre se mostró crítico con la gestión kirchnerista. 

Fuentes del Senado nacional indicaron a este diario que el mendocino quiere destacar la presencia de los intendentes y concejales en su entorno de campaña, porque uno de los ejes de la campaña será el de proponer un país con “sentido federal”, con la participación de las provincias y Comunas en las decisiones nacionales. 

Justamente, en el caso de Santa Fe, la base de apoyo de Cobos es un grupo de intendentes que se encuentra plegado en el Frente Progresista que lidera el gobernador socialista Hermes Binner, por lo que no será de sorprender que ambos dirigentes de peso nacional coincidan en actos de campaña en la provincia.

Tras su ruptura con el Gobierno de Cristina Kirchner, Cobos supo conservar doce diputados nacionales propios y dos de ellos son los correntinos José María Roldán y Josefa Aretta, quienes responden al radicalismo del Gobernador. Otros dos son de Catamarca, mientras que en la provincia de Buenos Aires mantiene ocho y un senador.

En el cobismo argumentan por ello que en los próximos comicios “hay poco que perder y mucho por ganar” y que aspiran a incrementar su representación parlamentaria en todos los distritos y a nivel nacional, para darle base de sustentación a una eventual candidatura presidencial de Cobos en 2011.

Cumbre "Cobista" en Tucumán

Dirigentes radicales salteños alineados con Consenso Federal - CONFE-, que lidera el vicepresidente Cleto Cobos, viajaron a Tucumán para reunirse con dos de los principales referentes del "Cobismo".

En la reunión estarán Mario Meoni, intendente de la ciudad bonaerense de Junín, y el jefe del bloque CONFE de Diputados, Daniel Katz, quien anticipa que si en las elecciones legislativas Néstor Kirchner saca menos votos en Buenos Aires que Daniel Scioli, "será el fin" de la carrera política de los "K". 

Los salteños que participarán del encuentro son Alejandro Pojasi, Gabriel Martínez y Ramón Alarcón, y pretender conformar el sector en Salta.

El macrismo, cerca de Cobos

El PRO no descarta un eventual acuerdo con el vicepresidente en el ámbito de la Capital Federal.

En el marco de la propuesta amplia expresada por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, el viernes, el titular de la bancada macrista de Diputados, Federico Pinedo, emitió señales positivas hacia el vicepresidente Julio Cobos.

En declaraciones periodísticas, el legislador nacional definió al vicepresidente de la Nación como “un tipo constructivo”, dejando abierto el camino hacia un eventual entendimiento en el distrito capitalino.

Pinedo señaló que "Cobos tiene en general en una actitud positiva", por cuanto "propone cosas no muy extraordinarias pero sí razonables. Es un tipo constructivo y en muchos lados del Interior del país tiene cerrados acuerdos".

“No es necesario estar de acuerdo en todos los temas para avanzar ni armar listas unificadas", aclaró el legislador, reafirmando el mensaje que el jefe de Gobierno envió el último viernes al resto de la oposición.

Avances y trabas en la búsqueda de un acuerdo opositor a Kirchner

Avances y trabas en la búsqueda de un acuerdo opositor a Kirchner

La última vez que se juntaron, Julio Cobos le sugirió a Gabriela Michetti que no sea candidata y que no abandone su cargo de vicejefa porteña. Cuando Cobos recibió esta semana a Felipe Solá hablaron de un posible acuerdo en la provincia de Buenos Aires y también de que un peronista disidente integre las listas de la UCR y el cobismo en Mendoza. Elisa Carrió espera que vuelva Michetti para insistir con su propuesta de algún entendimiento con el PRO en la Ciudad. En medio de su pulseada personal, tanto Solá como Franciso De Narváez están permanentemente en contacto con la referente bonaerense de la Coalición, Margarita Stolbizer. La vía de comunicación entre Eduardo Duhalde y Raúl Alfonsín siempre está abierta, aunque la última vez Duhalde no conversó con Raúl sino con su hijo Ricardo. Son sólo un puñado de ejemplos que muestran que, como nunca antes, los dirigentes de la oposición hablan todos con todos. Y, con sus avances y sus dificultades, la posibilidad de un acuerdo opositor para enfrentar a Néstor Kirchner no está ausente en ninguna de esas conversaciones.

Las gestiones no son nuevas, pero se intensificaron a partir de la decisión del Gobierno de impulsar el adelantamiento de las elecciones nacionales para el 28 de junio y del nuevo recrudecimiento en el conflicto con el campo. Así como todos estuvieron del mismo lado en el Congreso para oponerse al cambio de fecha de los comicios o para buscar una sesión especial para bajar las retenciones al campo, son varios los opositores que creen que no habría que descartar un armado común de listas en la Ciudad y la Provincia. Ni siquiera los más entusiasmados con la idea pueden explicar aún cómo podría llevarse a la práctica. No hay fórmulas mágicas, y cada una de las variantes de un acuerdo tiene enfrente algún obstáculo.

Pero el hecho de que distintos dirigentes de la oposición hayan salido en los últimos días a expresarse a favor o en contra de avanzar en la negociación de un frente único no hace más que confirmar que, en forma subterránea, hay movimientos. Las declaraciones de Carrió a favor de un acuerdo con el PRO, la respuesta de Macri poniéndole límites al proponer sólo un entendimiento post electoral o el rechazo de la UCR a un frente bonaerense con el PJ disidente son tres puntas de un debate que todavía está abierto.

Las dudas entre los promotores del acuerdo también son muchas: si no se corre el riesgo de agrandar al kirchnerismo, cómo podrían convivir en un mismo espacios peronistas y radicales, cómo se alcanzaría un consenso para armar las listas y, además, qué sucedería en el país al día siguiente de la elección si el oficialismo sufriera una derrota contundente en territorio bonaerense.

La pretensión de vencer a Kirchner, sobre todo si se confirma su candidatura, podría contribuir a despejar al menos algunas de esas incógnitas. La aparición de un candidato extrapartidario, por ejemplo, evitaría que unos tuvieran que aparecer cediendo sus aspiraciones ante los otros. Ese candidato no aparece, aunque llegó a sonar el nombre del rabino Sergio Bergman como cabeza de una lista común en la Ciudad.

Detrás de cada contacto opositor, el Gobierno siempre cree ver la mano de Jorge Bergoglio. Carrió, Michetti y Jorge Telerman son algunos de los políticos que tienen línea directa con el cardenal. Telerman, que no quiere ser el candidato de Kirchner en la Ciudad y es amigo personal de Michetti, estuvo reunido la semana pasada con Roberto Lavagna. Sólo otra muestra más de que todos hablan con todos.

Lo cierto es que las trabajosas gestiones para explorar un acuerdo opositor están en marcha. Hay un objetivo de máxima: listas comunes en Capital y Provincia, y otro de mínima: un compromiso para discutir los temas más polémicos de la era K en el Congreso a partir de su nueva composición. En el medio, hay una gran variedad de hipótesis, algunas más disparatadas que otras, como que los aliados en un distrito podrían ser rivales en el otro. Aunque tampoco sería la primera vez.

Sin que nadie pueda animarse a anticipar el final, con sus avances y dificultades, los contactos continuarán en los próximos días.

Los Kirchner están jugando con fuego

Escala otra vez el conflicto con el campo. La coparticipación de la soja tendría mucho más un objetivo electoral que de solución del problema. La situación en Buenos Aires es incierta para la candidatura del ex presidente. La oposición apremia en el Congreso por las retenciones.
Esta sucediendo algo peligroso en la Argentina de la crisis y de la adversidad. El peligro no consiste tanto en el extraño juego institucional planteado hace un año por Néstor y Cristina Kirchner, en el cual el ex presidente ordena en las sombras y su esposa obedece y acompaña. El peligro parece radicar ahora en la imprevisibilidad y la ondulación de sus conductas.

Kirchner provocó perplejidad cuando hipotecó parte de su raído capital político en la derrota en Catamarca. El mismo hombre obnubilado, sin embargo, captó un error de cálculo de Mauricio Macri y disparó un adelantamiento electoral que corrió como un sismo bajo los pies opositores.

El adelantamiento fue edulcorado con palabras de armonía e invocaciones a la unidad para hacer frente a las inclemencias de la crisis. Incluso se montó un frágil escenario de diálogo con el campo. Pero esta semana ese diálogo voló por los aires a instancias del propio Kirchner. Como remate, Cristina comunicó una chapuceada fórmula de coparticipación con los fondos de las retenciones de la soja.

Las contradicciones y la confusión parecen así las únicas señales del Gobierno en este tiempo de gravedad. Esos comportamientos están deslizando de nuevo al país hacia planos de tensión social insoportables.

Esa tensión se manifiesta de múltiples maneras. Con las nuevas protestas y cortes de ruta de los productores. Con otra medida de fuerza que, sin margen de maniobra, debió lanzar la Mesa de Enlace. Con la vehemencia y el descontrol que caracteriza cualquier cruce entre el oficialismo y la oposición. Con la crispación que fue posible detectar, más allá de las cifras de asistentes, entre los ciudadanos que salieron a reclamar la semana pasada por la inseguridad. Con el rechazo popular que incluso, según las encuestas, provocó la determinación de anticipar las elecciones. Con las amenazas de portavoces oficiales -el piquetero Emilio Pérsico- acerca de un supuesto alejamiento de los Kirchner si las cosas salen mal en junio.

Se olfatea un clima de hastío como suelen expresarse los hastíos cuando se aproxima un fin de época. La Argentina los conoció bien en tiempos de Raúl Alfonsín, de Carlos Menem y, sobre todo, de Fernando de la Rúa. Pero soplan ahora, además, ráfagas de rencor y hasta odio antes desconocidos.

Las permanentes idas y vueltas de los Kirchner parecen un estímulo perfecto de ese ánimo. Cristina le había dicho a los dirigentes del campo que las retenciones a la soja eran intocables por razones fiscales. Argumentó también que se pretendía evitar una sojización de la tierra. Dos semanas después resolvió coparticipar el 30% del tributo. Las razones fiscales no eran entonces tan sólidas y menos, todavía, el riesgo de una sojización. ¿Harán algo desde ahora los gobernadores e intendentes que reciban una renta por la soja para incentivar el cultivo del trigo y del maíz?

Kirchner urdió esa nueva estrategia y la pluma de Carlos Zanini, el secretario Legal y Técnico, le colocó un molde jurídico. De esa estrategia tuvieron conocimiento sólo los de siempre: Guillermo Moreno, el secretario de Comercio, y Ricardo Echegaray, el titular de la AFIP. Con tardanza se enteró Florencio Randazzo, el ministro del Interior. Al filo del anuncio lo supo Débora Giorgi, la ministra de la Producción e interlocutora con el campo.

El ex presidente ha retomado otra vez su vieja idea de doblegar al campo. Nada de transa ni de negociación. Algunos funcionarios que lo escucharon en Olivos quedaron espantados. Incluso también gobernadores que dicen profesarle lealtad pero que tienen sus provincias en ebullición.

En ese punto podría encontrarse una explicación a la reacción de Kirchner. La crisis económica castiga como un azote al interior, donde la caída de la recaudación y el déficit fiscal apremia a los mandatarios. Santa Cruz debió echar mano a los fondos en el exterior para pagar sus últimos sueldos. La coparticipación de la soja podría ser un paliativo aunque el calendario conspira.

Cristina habló en su anuncio de un flujo de 1.700 millones de dólares. Habló de que ese dinero podría destinarse a obras públicas, salud y educación. Todo muy bonito. Pero parte de esa suma se distribuirá a lo largo de un año y las elecciones se harán en apenas 90 días. Sólo la desesperación pudo haber inducido ese zarpazo.

Los Kirchner recogieron otras constataciones preocupantes. El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, avisó con dramatismo cuando la oposición reunió el jueves 108 diputados para la sesión frustrada que debía debatir un proyecto de rebaja a las retenciones. ¿Por qué tanto dramatismo si estaban a más de 20 votos del quórum? Porque las cosas que suceden en la realidad política no son, necesariamente, las que se ven.

El bloque que encabeza Claudio Lozano dispone de seis diputados con voluntad de debatir. Hubo otros cinco legisladores ausentes por estar fuera del país. Un representante salteño se abstuvo el jueves pasado por un incidente que aún pretende aclarar: la rescisión de los contratos que dispuso la presidencia de la Cámara de la mayoría de sus asesores. De los cuatro diputados de Entre Ríos del FPV, al menos dos desearían participar. Lo mismo ocurriría con la mitad de los seis que corresponden a Córdoba. Los Kirchner están en un problema porque la oposición y el campo insistirán en diez días con otra sesión especial.

El problema es, en verdad, doble.
El recurso de retacear el quórum, como sucedió la semana pasada, es legítimo. Pero su recurrencia, en las actuales circunstancias, conllevaría un desgaste político inevitable. Agustín Rossi, el jefe del bloque del PJ, tiene las riendas firmes y lo demostró con la cómoda aprobación del adelanto electoral. Pero la nueva escalada del conflicto con el campo produce escozores entre los diputados oficialistas.

Tres de los santafesinos, encabezados por Jorge Obeid, no titubearon en acompañar a la oposición en aquella sesión trunca.
Los Kirchner se ilusionan con que la coparticación de la soja apacigue ánimos y rebeldías y permita a los gobernadores disciplinar a diputados y senadores.

El ex presidente se ilusiona también con que aquella coparticipación derrame sobre los intendentes del conurbano bonaerense, la mayoría de los cuales sólo debe haber conocido, en alguna maceta, una planta de soja.Buenos Aires es la obsesión electoral del matrimonio. Capital, Santa Fe, Córdoba y Mendoza las afrontarían con dosis de resignación. La auténtica obsesión es el conurbano porque los cálculos en el interior de la Provincia resultan nada auspiciosos: los números previos indican que el Gobierno perdería en esa zona cerca de 400 mil votos respecto del 2007 cuando se impuso Cristina.
Sería el precio del pleito irresuelto con el campo.Tampoco sobra optimismo en la profundidad del conurbano. Un intendente peronista del primer cordón avisó en una cena del jueves que el peronismo disidente le saca allí claras ventajas a Kirchner.

En el segundo cordón el ex presidente lidera las encuestas, pero con un margen sobre sus rivales bastante menor de lo esperado. El objetivo del matrimonio sería provocar allí una marea de votos.Quizá por esa razón Kirchner esté pensando en un armado electoral distinto. Un buen ladero podría ser Martín Sabbatella. Pero el intendente de Morón tiene dos contras: su eterna pelea con muchos de los capitanes del conurbano y la idea de armar una alternativa política propia en la Provincia.La nómina la integraría también Graciela Ocaña. Existe un punto de convergencia con el ex presidente: la ministra tiene ganas de abandonar el Ministerio de Salud y Kirchner preferiría alejarla de Cristina porque hace meses se enfrenta a Hugo Moyano. El líder camionero también querría colocar candidatos sindicales en pos de una apetencia aún lejana: la gobernación de Buenos Aires en el 2011.

El que difícilmente comparta la boleta electoral será Sergio Massa. El jefe de Gabinete tiene a esta altura un menú de diferencias con el matrimonio. Estaría emprendiendo, de a poco, su regreso a la intendencia de Tigre.El empecinamiento de los Kirchner, amén de dilapidar el capital del Gobierno, podría estar arrimando a la fragmentada oposición a las orillas de un milagro. ¿Por qué razón? Nunca como en la última semana, luego del adelanto electoral y el desaire al campo, se acelelaron los contactos entre sectores antagónicos.El objetivo modesto sería ensayar la posibilidad de una unión electoral en Capital y Buenos Aires. Dejando claro que las aguas volverían a dividirse para el 2011, porque Julio Cobos, Mauricio Macri y Elisa Carrió las navegan al mismo tiempo.Cobos estuvo dialogando con Felipe Solá. ¿Francisco De Narvaez, primer candidato a diputado y Solá, presidente de la Cámara en los años venideros? Fue una ecuación analizada que tendría, incluso, el visto bueno de Carrió pero que no agradaría a Margarita Stolbizer, candidata de la Coalición Cívica: "La aceptaría pero sin participar", habría asegurado.

El plan podría cerrar si Gabriela Michetti unificara su lista con Carrió. Pero ante esa alternativa Macri y varios de los suyos asoman inflexibles.El acuerdo no está cerca, pero permanece abierto. Quizá dependa también de los próximos gestos y palabras de los Kirchner y de una sociedad que explora valores y estilos olvidados hace años.

Estrecha ventaja de Kirchner en la Provincia

Apenas le lleva 1,4 puntos de distancia a su perseguidor, Francisco De Narváez.

Néstor Kirchner encabeza la intención de voto para diputados nacionales en la provincia de Buenos Aires, con el 19,9 por ciento. Lleva una estrecha diferencia sobre Francisco De Narváez, que recoge el 18,5 por ciento.

Es lo que surge de una encuesta telefónica realizada por Management & Fit entre 1.100 bonaerenses en condiciones de votar en el Gran Buenos Aires y el interior de la provincia.
El tercer lugar en la encuesta de intención de voto lo ocupa Margarita Sltolbizer, de la Coalición Cívica, con el 11,3 por ciento; el cuarto es para Felipe Solá, con el 10,9 por ciento a quien le siguen el radical Ricardo Alfonsín, con un 8,5 por ciento y Martín Sabbatella con el 4,2 por ciento.

Un dato curioso que surge del sondeo es el altísimo grado de desaprobación que tiene la gestión del Gobierno nacional y también el muy alto nivel de desaprobación que tiene la oposición.

El 64,9 por ciento de los consultados desaprueba la administración del Gobierno nacional.
El 28,8 por ciento aprueba dicha gestión y el 6,3 por ciento no sabe o no contesta.
Similares son los números cuando la pregunta fue sobre el rol de la oposición, ya que el 61,2 por ciento la desaprueba, el 25,1 por ciento estima que hace las cosas bien.
Además, el 49,8 por ciento desaprueba al gobierno provincial que encabeza Daniel Scioli.
En cambio, el 38,3 por ciento aprueba la gestión de Scioli.
Según esta medición, entre los dirigentes de proyección nacional, Julio Cobos aparece con un 44 por ciento de imagen buena y un 16,5 por ciento de muy buena.
Le sigue Scioli con 38,1 por ciento de buena imagen y el 5,1 por ciento de muy buena.Luego aparecen Carlos Reutemann con el 34,5 por ciento de buena imagen y el 4,8 por ciento de muy buena. Después están Elisa Carrió, 32,7 (buena) y 6,9 por ciento (muy buena) y Mauricio Macri 31,9 (buena) y 5,4 por ciento (muy buena).

Celos y desconfianzas limitan un pacto opositor en la provincia

El llamado a acuerdos en la oposición al kirchnerismo, efectuado anteayer por el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, encuentra escaso eco un distrito crucial: la provincia de Buenos Aires.

Más allá de las invocaciones de rigor al diálogo, que podrán traducirse en iniciativas parlamentarias o institucionales antes o después de los comicios, parece diluirse -al menos hasta ahora- un acuerdo entre el conglomerado panradical que postula a la líder de GEN, Margarita Stolbizer, y el peronismo disidente de los hoy precandidatos Francisco de Narváez y Felipe Solá.

Ayer, dirigentes de ambos espacios pusieron límites al acuerdo. Desde la Coalición Cívica fueron más tajantes. "Representamos cosas distintas y la gente necesita hoy más certezas y menos confusión", afirmó Stolbizer a LA NACION luego de un acto en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.
Durante el acto, había hablado de no dejarse engañar "por aquellos que dicen conocer nuestra realidad, pero sólo la vieron desde una avioneta o cuando pasan los fines de semana en un country", en alusión a Francisco de Narváez.

"Debemos ser capaces de articular políticas tal como lo propuso Macri, aunque no formen parte de un acuerdo electoral para junio", evaluó el diputado Jorge Sarghini (Unión Peronista), cercano a Solá.

"No podemos afirmar que vaya a haber una confluencia. Lo que sí podemos es manifestar nuestra vocación de apertura. Estamos dispuestos a sentarnos a hablar", afirmaron allegados a De Narváez.

Los acuerdos a los que podrían llegar se refieren a una postura unánime en relación al agro, la boleta única y el rechazo a los superpoderes del Gobierno. Stolbizer tiene pensado proponer a Solá y a De Narváez -con quienes tiene un fluido trato personal- una agenda adicional de temas que incluirá controles a la financiación de las campaña en ese distrito, y revisar el sistema D´Hont de adjudicación de bancas a la minoría.

Problemas
Con la posibilidad de la unidad electoral muy fría y, por ahora, también con la fiscalización conjunta muy lejos de convertirse en una realidad (hay mucha desconfianza mutua), en ambos sectores restan, todavía, cuestiones importantes por resolver.

El mayor escollo lo tienen De Narváez y Solá, que deberán definir el orden de los candidatos a diputados. Ayer, de manera sugestiva, un operador felipista contó: "Lo que hace Felipe, sus reuniones con [Julio] Cobos y sus charlas con Stolbizer, tienen como mira 2011.
Lo hará aun si no integra la lista de candidatos". La aseveración deja la puerta abierta para la candidatura de De Narváez, que ya ofreció a Solá ser titular del bloque que la confluencia de macristas y peronistas disidentes ostentará tras la renovación parlamentaria.

En el panradicalismo, en tanto, y con el apoyo de su hoy jefa política, Elisa Carrió, Stolbizer ya tiene prácticamente anudados el respaldo de la CC, socialistas, radicales y grupos minoritarios de peronistas. Su intención de sumar a Julio Cobos -esta semana recibió el apoyo de los intendentes que responden al vicepresidente, como el juninense Mario Meoni y el pergaminense Héctor Gutiérrez- choca con cierta resistencia de Carrió, que se niega a la foto que muchos en el espacio esperan: la que una a la ex candidata presidencial con el gobernador socialista de Santa Fe, Hermes Binner, y Cobos. Ideal, sostienen, para enfrentar a Macri y sus espadas bonaerenses.

Los personajes
MARGARITA SROLBIZER Coalición Cívica
No confía en el peronismo disidente. Quiere sumar a Cobos a la campaña para fortalecer sus posibilidades electorales.

FRANCISCO DE NARVAEZ Y FELIPE SOLA Peronismo Disidente
Ambos diputados, integrantes de una confluencia política con el jefe de gobierno, Mauricio Macri, se muestran proclives al diálogo con Stolbizer. De Narváez cree que encabezará una lista de candidatos a diputados nacionales.
Cerca de Solá dicen que el ex gobernador "ya piensa en 2011".

Julio Cobos Vicepresidente de la Nación
Habló con Solá. Se involucrará en la campaña con intendentes como Mario Meoni, que podría integrar la lista de Stolbizer.

Cobos se mete de lleno en la campaña: visita Corrientes y Santa Fe

Reclamado como "comodín" de campaña para trasladar su imagen positiva a los candidatos, hasta el 28 de junio podrá verse a Julio Cobos en una nueva faceta: participará de recorridas y actos para "respaldar" las listas de diputados y senadores del ConFE o aliados de la UCR o la Coalición Cívica. "Cobos no le va a sacar el cuerpo a la campaña" aseguró un colaborador del vicepresidente.

La aceleración de los tiempos electorales correrá también para el vicepresidente Julio Cobos,quien en las próximas semanas se meterá de lleno en la campaña para las legislativas con visitas proselitistas a las provincias, comenzando por Corrientes y Santa Fe.Reclamado como "comodín" de campaña para trasladar su imagen positiva a los candidatos, hasta el 28 de junio podrá verse a Cobos en una nueva faceta: participará de recorridas y actos para "respaldar" las listas de diputados y senadores del Consenso Federal (ConFe) o aliados de la UCR o la Coalición Cívica. "Cobos no le va a sacar el cuerpo a la campaña.

Necesitamos que la gente sepa cuáles son nuestros candidatos", señaló a Noticias Argentinas uno de los principales colaboradores del titular del Senado.Las recorridas de campaña arrancarán con una visita a Corrientes el 1 de abril próximo, que será seguida inmediatamente por otra a Santa Fe, con fecha a definir, y posteriores visitas aBuenos Aires y Mendoza, donde tendrá batallas indirectas con el ex presidente Néstor Kirchner.

En el primer caso, la intención será apoyar a los candidatos nacionales del gobernador radical Arturo Colombi, quien aún debe definir la fecha de convocatoria a elecciones provinciales, en las que deberán renovarse no sólo legisladores locales, sino también el Ejecutivo provincial y municipales.La idea de Colombi era adelantar también los comicios de la provincia, aunque está impedido por la Constitución a hacer la convocatoria para antes del 16 de agosto o después del 4 deoctubre, por lo que son nulas las chances de que su pelea por la reelección ante el kirchnerista Fabián Ríos coincida con los comicios nacionales de junio.En el caso de Santa Fe, la base de apoyo de Cobos es un grupo de intendentes que se encuentra plegado en el Frente Progresista que lidera el gobernador socialista Hermes Binner, por lo que no será de sorprender que ambos dirigentes de peso nacional coincidan en actos de campaña en la provincia.

De esta forma, a partir del avance del acuerdo entre la UCR y el ConFe para reunificar al radicalismo, Cobos refuerza su participación en las legislativas en los distritos más importantesdel país, donde peleará directamente con el kirchnerismo: Buenos Aires, Mendoza, Capital Federal, Neuquén, Tucumán, Córdoba, Santa Fe, Corrientes, Tierra del Fuego, que suman al positivo bautismo electoral en Catamarca.Luego de su ruptura con el Gobierno, Cobos supo conservar cuatro diputados nacionales propios (que se encuentran aliados en la Cámara baja con dos catamarqueños y dos correntinos), mientras que en la provincia de Buenos Aires mantiene ocho diputados y unsenador.En el cobismo argumentan por ello que en los próximos comicios "hay poco que perder y mucho por ganar" y que aspiran a incrementar su representación parlamentaria en todos los distritos y a nivel nacional, para darle base de sustentación a una eventual candidatura presidencial de Cobos en 2011.

El macrismo intenta sumar a Cobos al PROperonismo


El diputado Pinedo consideró que el vicepresidente es "un tipo constructivo" y no lo descartó para la alianza con los peronistas disidentes.

Con el posible adelanto de las elecciones para el próximo 28 de junio se aceleraron los contactos entre los miembros de la oposición para armar las listas que intentarán morderle el poder al matrimonio Kirchner. Mientras Elisa Carrió no descartó alianzas, el jefe de la bancada de diputados del PRO, Federico Pinedo, calificó hoy al vicepresidente de la Nación Julio Cobos como "un tipo constructivo", y no desestimó la posibilidad de buscar sumarlo al pacto opositor convocado por el titular de Gobierno porteño, Mauricio Macri.
"Cobos tiene en general en una actitud positiva", destacó Pinedo, y señaló que el vicepresidente "propone cosas no muy extraordinarias pero sí razonables. Es un tipo constructivo y en muchos lados del Interior del país tiene cerrados acuerdos".
Así se pronunció, el diputado del PRO, al ser consultado sobre la posibilidad de sumar al mendocino al pacto opositor convocado por Macri de cara a las elecciones legislativas.
Pinedo subrayó que "no es necesario estar de acuerdo en todos los temas para avanzar ni armar listas unificadas", y de está manera reafirmó el mensaje que el jefe de Gobierno envió el último viernes al resto de la oposición.
Por otro lado, también sostuvo que el kirchnerismo debería tener en cuenta que puede perder las elecciones en la provincia de Buenos Aires, donde según dijo, está muy afianzado el frente que conforman los diputados del peronismo disidente Felipe Solá yFrancisco de Narváez, aliados de Macri.
En este marco también consideró que "no es importante para el tema electoral definir el primer lugar en lista de diputados", y desestimó así que pudiera ser determinante la elección de Solá o De Narváez para encabezar la lista.

Configura el interbloque de impronta radical

El diputado nacional José María Roldán confirmó hoy que en pocos días más estará en funcionamiento en interbloque opositor conformado por legisladores nacionales del correntino Frente de Todos, cobistas de Consenso Federal y partidarios del radicalismo orgánico liderado en la Cámara de Diputados de la Nación por el cordobés Oscar Aguad.

“Estuvimos reunidos con el presidente del bloque de diputados del radicalismo oficial, Oscar Aguad y también con el presidente del bloque de Conseno Federal, Daniel Katz, y la decisión está tomada: nosotros por el Frente de Todos, los miembros de la bancada que representa a la línea del vicepresidente Julio Cobos y los alineados con el Comité Nacional conformaremos un interbloque”, señaló Roldán en declaraciones a la prensa.

El legislador, quien actuó bajo instrucciones del gobernador Arturo Colombi, destacó que “estamos ante el primer paso hacia la unificación del radicalismo en el orden nacional, y creemos que el interbloque estará oficialmente conformado entre el martes y el miércoles de la semana entrante”.

El Vicepresidente criticó al kirchnerista

Buenos Aires.- El vicepresidente, Julio Cobos, juzgó como irresponsable la apreciación del piquetero kirchnerista Emilio Pérsico sobre una posible salida anticipada del Gobierno si no triunfa en las próximas elecciones. “Esto no debe ser un trauma ni un obstáculo. Es un acto cívico y, según cómo se exprese la ciudadanía, le servirá al Gobierno para que ratifique su política o rectifique el rumbo”, opinó el vicepresidente en referencia a la próxima instancia electoral que podría concretarse en junio.
Asimismo, afirmó que es una barbaridad plantear una posible renuncia de la presidenta Cristina Fernández si no triunfa el oficialismo y remarcó: “todos, más allá de los resultados de las elecciones, deben colaborar para sacar adelante el país en un momento complicado como el que se está atravesando por la crisis”.
Por su parte, el diputado nacional Daniel Katz, alineado con Cobos, advirtió ayer, una vez más: “yo quiero decir que Cobos no va a renunciar, ninguno de nosotros va a renunciar y vamos a tener un país representativo, republicano y federal”. (NA)

El cobismo participará de la interna de la UCR bonaerense

En lo que puede interpretarse como un anticipo de la decisión de retornar al radicalismo, el cobismo bonaerense resolvió participar en la interna de la UCR. Y anoche decidió que lo hará en sociedad con el grupo Superación, en abierto desafío a las líneas tradicionales lideradas por Leopoldo Moreau, Federico Storani y Ricardo Alfonsín.

Con este acuerdo se perfila un escenario de interna en la UCR en la que habría tres listas: la del Rapaca liderada por Alfonsín, la alianza entre el Modeso y la CON de Storani, y la nueva sociedad de cobistas y Superación, sector que lideran, entre otros, el senador provincial Jesús Porrúa.

La alianza terminó de abrocharse en un encuentro del que participaron los cobistas Daniel Katz, Luis Mennucci y Mario Meoni, y los legisladores Porrúa, Juan Gobbi y Diego Rodrigo, entre otros. Allí se acordó que Consenso Federal apoye -en los hechos, ya que formalmente está afuera del partido- las listas de Superación y en ese marco tendrá candidatos en secciones y distritos de la Provincia.

La particular situación en la que están los cobistas les permite esta jugada dual. Por un lado, apuntalará en la interna a un sector opositor y colará algunos dirigentes. Pero además, podrá luego sentarse a la mesa de negociación para el armado final con la Coalición Cívica y la propia UCR.

Superación, en tanto, sumará estructura en las secciones Segunda y Cuarta donde el cobismo tiene desarrollo territorial y acumulará lo que César Martucci pudo sumar como armador del Vicepresidente en el Conurbano.

La jugada, se especula, podría cambiar el escenario de interna en el radicalismo bonaerense. Algunos dirigentes no descartan ahora un posible acercamiento entre el Rapaca y los sectores de Storani y Moreau, que habían roto en las últimas semanas.

Hasta el momento, para la interna de abril la CON y el Modeso empujan como diputados nacionales a Pedro Azcoiti y a Vilma Baragiola; el Rapaca a Ricardo Alfonsín y Superación y el cobismo plantearían a Dardo Pérez, Luis Baldo y Juan Pedro Tunessi, entre otros.

Acuerdo entre intendentes de raíz radical

Se encolumnan detrás de Margarita Stolbizer

LA PLATA.- En un avance hacia la reagrupación política de cara a las próximas elecciones legislativas, alrededor de 30 intendentes bonaerenses de la UCR, Coalición Cívica (CC) y el ConFe, que tiene como referente al vicepresidente Julio Cobos, tuvieron ayer su primer acercamiento formal en esta capital bonaerense. 

Si bien la excusa fue formalizar un planteo ante la gobernación local por la caída de los fondos coparticipables que reciben sus comunas, la señal más fuerte de la unidad fue la presencia de la candidata a diputada nacional y referente de la CC Margarita Stolbizer quien, alertó: "Quisiera no pensar en la renuncia de la presidenta Cristina Kirchner, pero se percibe en el propio gobierno un ánimo autodestituyente. Tanto ella como Néstor [Kirchner] hacen la misma apuesta que con la 125: a todo o nada". 

Los intendentes coincidieron con Stolbizer en que el adelantamiento de las elecciones es también una acción del gobierno nacional para ocultar las consecuencias de la crisis que ya se hacen sentir en el interior con despidos, fuertes déficits en las economías regionales y crecientes hechos de inseguridad. 

Los jefes comunales dijeron sentirse discriminados por la administración de Daniel Scioli en el reparto de fondos provinciales por ser opositores. Por eso decidieron formar un foro de coordinación, "superador de las diferencias partidarias", encabezado por el intendente de San Pedro, Mario Barbieri. 

Stolbizer denunció que así se hace sentir "la violación sistemática a la distribución primaria de los recursos de la provincia de Buenos Aires, que no es inviable por los recursos que produce, sino que es inviable por los recursos que no recibe". 

Estuvieron el titular la UCR bonaerense, Daniel Salvador, el intendente de Junín (cobista), Mario Meoni, el presidente del Foro de Intendentes Radicales, Daniel Molina, el intendente de Azul, Omar Duclós, y legisladores, entre ellos Abel Buil (CC) y Ricardo Jano (UCR).

En campaña

La tesis del plebiscito

“Nosotros plebiscitamos nuestra gestión, tenemos que ir a buscar el apoyo popular y si no tenemos ese apoyo dejemos el gobierno, que gobierne (el vicepresidente Julio) Cobos.” Tajante, el dirigente del Movimiento Evita Emilio Pérsico instaló ayer la versión de una posible renuncia de Cristina Kirchner en caso de una derrota en las elecciones legislativas. El diputado justicialista por Mendoza, Jorge “Pampa” Alvaro, salió luego con una postura parecida. Desde el cobismo les respondió el diputado Daniel Katz: “Nos quieren decir que ‘ustedes serán responsables de lo que venga’”.

Las declaraciones de Pérsico y de Pampa Alvaro llamaron la atención por lo parecidas. Además, siendo ambos kirchneristas, la opinión era que habían tenido un guiño desde Olivos antes de plantear su posición.

Pérsico aseguró ayer que “nos vamos a quedar si tenemos el apoyo popular” y argumentó que “nunca gobernamos con los sectores populares en contra”. “Néstor planteó que nos tenemos que quedar a transformar la realidad; no vamos a quedarnos en el poder por el poder mismo. Es más que una elección legislativa en el marco en que lo ha metido la oposición”, señaló.

Para el secretario de Organizaciones Sociales del Partido Justicialista, la oposición “ha tomado un camino que parece que quiere voltear al Gobierno”. Pérsico apuntó contra Elisa Carrió, al señalar que “una de las líderes de la oposición está diciendo que el Gobierno no pasa de este año” y advirtió que “es muy difícil dialogar con alguien que te está planteando que te tenés que ir”. “Queremos profundizar nuestro proyecto, todavía no logramos la justicia social que quisiéramos, pero si no quieren, si quieren que los gobierne Cobos, qué problema hay: que Cobos y Clarín se hagan cargo del país.”

Pampa Alvaro también opinó que, a su entender, la presidenta Cristina Kirchner “tiene que renunciar si al Gobierno le va mal”. Según su visión, luego de esa hipotética derrota “tiene que haber elecciones y que se haga cargo del país la mayoría que habrá derrotado al oficialismo el 28 de junio”.

Consultado en el Congreso, el cobista Katz les respondió. “Nos vuelven a poner en la situación de que o votan este modelo de gestión, aceptan esta forma de tomar decisiones, o ustedes serán responsables de lo que venga”, argumentó el diputado, cercano al vice.


Tironeos por el segundo lugar
Por Alejandra Dandan


En el frente bonaerense, la Coalición Cívica discute el segundo puesto de la lista de candidatos que encabezará Margarita Stolbizer. Elisa Carrió salió a pedir a Ricardo López Murphy para ese lugar, pero la propia Stolbizer brega por incorporar en ese espacio a Mario Llambías, el titular de la patronal que reúne a las asociaciones rurales del interior del país, cuyo cargo en CRA vence en septiembre. Llambías mantiene reuniones con Stolbizer desde el año pasado y aunque hasta ahora siempre dijo que no quiere presentarse como candidato para no quedar “cooptado por la corporación política”, en los últimos días “es raro pero no dijo que no”, admiten en su entorno.

Alrededor de Margarita Stolbizer la figura de López Murphy es resistida. La lista llevará a Ricardo Alfonsín y creen que si suman a alguien como López Murphy terminarán de darle un perfil “demasiado radical” a una alianza en la que intentan captar el gran abanico opositor disperso en la provincia, de radicales a socialistas.

Con ese encuadre de fondo, el GEN de Margarita Stolbizer le pone fichas a Llambías, el empresario que ganó adhesiones con la protesta del campo. Aun así aún no formalizaron la propuesta: “Si finalmente las elecciones se adelantan, evaluaremos primero y profundizaremos una estrategia electoral con la UCR y el socialismo con participación con actores del campo”, dijo el diputado Juan Carlos Morán (CC) a Página/12.

Desde las entidades empresarias del campo, en tanto, la decisión no está tomada. Los argumentos van de lo más técnico a lo más político. Por el lado técnico dicen que a Llambías se le complicaría hacer campaña porque aún está con el mandato en CRA. Piensan que su trabajo ahora es gremial y no político, como en el último acto de Córdoba o la escuela de formación de cuadros de Entre Ríos. Por otro lado, dicen que Llambías no puede aceptar porque quedaría aislado y preso de lo que denominan “la corporación política”. Sin embargo, tanto la SRA como Carbap y CRA impulsan la participación de productores y chacareros en distintos espacios políticos para crear un interbloque para impulsar sus proyectos en el Congreso y en las Legislaturas provinciales. Si eso ocurre, Llambías estará acompañado por una larga lista de candidatos. Días pasados, por ejemplo, en ese espacio ya se anotó el segundo de Carbap, Jorge Srodek, que iría como candidato por la alianza del macrismo y el peronismo disidente.


Macri, enojado con Kirchner


El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, acusó al presidente del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, de “confundir a la opinión pública con mentiras”, por el discurso del ex presidente en La Plata al defender el adelantamiento de las elecciones legislativas nacionales. Macri reiteró que el proyecto de pasar los comicios para el 28 de junio “demuestra la poca seriedad y enorme debilidad” del Gobierno, que “muestra todos los errores que han acumulado durante todos estos años”.

En el acto del martes en el club Atenas, Kirchner le dedicó un párrafo a Macri, a quien llamó con sorna “intendente”. “Usted convocó al 28 de junio. No-sotros seguimos la fecha que usted puso y ahora vota en contra. Me cuesta mucho entenderlo”, le lanzó Kirchner. “¿Por qué tienen miedo? Eso no es muy PRO”, cerró.

“Kirchner históricamente está acostumbrado a confundir a la opinión publica con mentiras. Con el viento a favor que tenían pasaban de largo, pero ahora no es tan fácil”, sostuvo ayer Macri. El jefe de Gobierno porteño intentó explicar que la convocatoria a las elecciones legislativas en la Ciudad “no es lo mismo” a lo que hizo el gobierno nacional.

“Nosotros tenemos una ley electoral que dice que puede ser convocada por el jefe de Gobierno, por algo pusimos la misma fecha con la que ganamos la elección a jefe de Gobierno hace dos años, buscando tener un debate específico de los temas de la ciudad”, afirmó.

Para Macri, con la convocatoria al adelantamiento de comicios que hizo la Presidenta “nuevamente se fuerzan los resortes institucionales” y consideró que para el Gobierno “llegar a octubre es un camino muy largo y riesgoso”.

Curiosamente, el jefe de Gobierno incluyó en sus críticas al empresariado argentino –del que forma parte, lo mismo que su familia– por haber defendido el adelantamiento de elecciones nacionales, al sostener que ese sector “nunca ha dado opiniones independientes”.

Desde el Gobierno, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, volvió a quejarse por la diferente opinión sobre los “adelantamientos”. “Cuando adelanta la elección (Hermes) Binner es una jugada inteligente, o cuando lo hace por decreto el jefe de Gobierno porteño (Mauricio Macri), pero cuando el gobierno nacional toma la decisión de unificar, consultando al Congreso, aparece como una especulación o una cuestión económica”.

En la provincia, sellaron la alianza la UCR, el cobismo y la Coalición

La decisión de adelantar las elecciones al 28 de junio apuró una triple alianza que venían retrasando. El lanzamiento fue en La Plata, contó con la presencia de más de veinte intendentes y 40 legisladores y fue encabezado por Margarita Stolbizer. Se aclara un mapa electoral tripartito, con el kirchnerismo y el peronismo opositor.

El centro de la ciudad de La Plata fue esta tarde una nítida fotografía de la actualidad política argentina. Mientras en el Teatro Argentino se montaba un amplio operativo policial para recibir a la jefa de estado, Cristina Fernández de Kirchner, a tan sólo media cuadra y separados por vallas se reunieron las principales figuras de lo que fue, es y será el radicalismo.

En un encuentro al que acudieron todos los legisladores provinciales de la Coalición Cívica, la UCR y la Concertación Plural (28 diputados y 12 senadores) y una veintena de intendentes bonaerenses que responden a las tres fuerzas, quedó finalmente conformada la alianza entre los partidos de Julio Cobos, Elisa Carrió y Gerardo Morales.

Si bien quien encabezó el mitin, la dirigente de la CC Margarita Stolbizer, aclaró que la reunión estaba programada desde antes de saber que el kirchnerismo buscaría adelantar las elecciones, no puede disimularse que esta alianza que venía demorándose fue apurada por la sorpresiva medida propuesta por el Ejecutivo nacional.

Stolbizer además criticó con dureza al gobierno de Cristina, y dijo que no había que descartar que tuviera una estrategia autodestituyente, “para preparar todo para irse”. 

“Sabemos que después de la resolución 125 el esposo de la presidenta impulsó a su señora a presentar su renuncia, y algún dirigente del gobierno la frenó”, lanzó la dirigente que encabezaría las listas de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires que presentará esta alianza.

En primer término, el presidente de la UCR bonaerense, Daniel Salvador había adelantado que este tipo de encuentros se repetirán en el futuro y que a pesar de las “señales negativas” que da el Gobierno Nacional, “hay en la Argentina un espacio en donde encontrar una salida”.

El vicepresidente tercero de la Cámara de Alta de la provincia, el senador de la Coalición Andrés Antedoménico, explicó a La Política Online que en el pasado lo que hizo que la Unión Cívica Radical se dividiera fue su falta de recambio, pero “ahora debemos dar un paso atrás y reencontrarnos”, declaró el senador cuando este medio le preguntó sobre la reconciliación con el vicepresidente Cobos.

Sorpresiva aparición de Cobos

El vicepresidente Julio Cobos asistió hoy sorpresivamente al acto por el decimoséptimo aniversario del atentado contra la Embajada de Israel, aunque el que habló en representación del Gobierno nacional fue el canciller Jorge Taiana.

Si bien en los días previos al acto no había trascendido ninguna información acerca de su asistencia, allegados al vicepresidente señalaron en diálogo con Noticias Argentinas que Cobos "fue invitado por el embajador" Daniel Gazit.

Por su parte, fuentes de la sede diplomática indicaron a NA que "se cursó invitación al Gobierno nacional, no a una persona determinada".

Durante el evento, el vicepresidente fue nombrado por el locutor oficial pero no pronunció ningún discurso, mientras que Taiana fue presentado antes de su alocución como quien hablaría "en representación del Gobierno nacional".

La UCR bonaerense adelanta las internas: serán al 19 de abril

Apremiado por el casi seguro adelantamiento del cronograma electoral, el radicalismo bonaerense decidió convocar a elecciones internas partidarias para el 19 de abril. La decisión fue adoptada por la "mesa chica" del Comité Provincia y ahora esa resolución deberá ser refrendada por los dos tercios de los integrantes del plenario de la conducción partidaria que conduce Daniel Salvador.

El dato central es que, a partir del adelantamiento del acto comicial previsto en principio para mayo, el cierre de listas operará el martes 31 de este mes, de modo que quedan apenas 14 días para la presentación de los candidatos.

Cuando algunas fuentes partidarias especulaban con la posibilidad de que la interna fuera suspendida y que la Convención partidaria facultara a una mesa ad hoc para que decidiera las candidaturas, finalmente los radicales resolvieron seguir adelante con el cronograma de internas, pero adelantando las fechas en consonancia con la arremetida del gobierno nacional para pasar de octubre a junio la elección nacional.

De esta manera, el esquema de confrontación que parecía configurarse sigue en pie. Por un lado, el acuerdo entre Leopoldo Moreau y Federico Storani, promueve como candidatos a diputados nacionales a Pedro Azcoiti y Vilma Baragiola. Enfrente se pararía el Rapaca que lidera Ricardo Alfonsín. En tanto, una tercera opción que podría competir es el grupo Superación, liderado, entre otros, por el senador provincial Jesús Porrúa.

Pero en medio de la aceleración de los tiempos internos, hay dirigentes radicales que están empujando la posibilidad de evitar la confrontación y acordar una lista de unidad. La misión parece compleja, aunque no pocos radicales sostienen que la interna terminará desgastanto a la UCR en una pulseada posterior y no menos trascendente: la negociación con la Coalición Cívica y el cobismo para el armado de la lista para los comicios de junio.

LA CONVENCION

Además, los radicales convocarían a la Convención provincial para el 28 de este mes, en una movida que tiene dos objetivos. El primero, cumplir con la formalidad de que este organismo sea el que dé el visto buenos para el cierre de la alianza con la Coalición y el cobismo.

Pero la otra cuestión apunta a evitar, por lo menos es lo que plantea el Modeso y la Con, que la conducción nacional disponga alguna medida que quite margen de maniobra a las autoridades de la Provincia. "Que Morales y Carrió arreglen lo que tienen que arreglar, pero en la Provincia la decisión es de las autoridades bonaerenses", decían ayer fuentes partidarias.

Coalición, cobistas y la UCR apuran un acuerdo

Intendentes bonaerenses de la UCR, la Coalición Cívica y el ConFe, el sector político que tiene como referente al vicepresidente Julio Cobos, darán hoy un primer paso formal tendiente a abrochar su sociedad política para los comicios de junio. La excusa será formalizar un planteo ante la Provincia por la caída de los fondos coparticipables que reciben sus comunas, pero el dato central es que es la primera vez que los tres sectores compartirán un encuentro desde que comenzó a hablarse de la posibilidad de que compartan listas en las elecciones legislativas.

Pero además de los jefes comunales, habrá dirigentes de los distintos grupos y la señal fuerte de la unidad estará dada por la presencia de la candidata a diputada nacional, Margarita Stolbizer.

Entre las presencias confirmadas se cuentan el titular del Comité Provincia del radicalismo, Daniel Salvador, el intendente de Junín y armador del cobismo bonaerense, Mario Meoni, el presidente del Foro de Intendentes Radicales, Daniel Molina, el intendente de Azul y dirigente de la Coalición Cívica, Omar Duclós, entre otros.

Además, estarán más de 30 jefes comunales de esos signos -23 del radicalismo, 8 de la Coalición Cívica y 8 del Confe- y legisladores de ambas cámaras de los tres bloques.

PRESENTACION OFICIAL

El encuentro, previsto para las 14 en el anexo de la Cámara de Diputados provincial, será el primero que nuclee formalmente a la UCR, la Coalición y el cobismo bonaerense.

Pero, además, servirá de plataforma para que los dirigentes del sector presenten en forma pública una planteo contra el gobierno provincial por "tratos discriminatorios" en el reparto de fondos y obras del Ejecutivo a los municipios comandados por intendentes de esos sectores.

En ese marco, también exigirán "explicaciones por la baja en el monto de fondos coparticipables a las comunas", según explicaron voceros del encuentro.

Temas como la inseguridad, el conflicto del campo y otros de la agenda pública de las últimas semanas también serán abordados en la conferencia, donde los intendentes, legisladores y dirigentes plantearán las diferentes posturas del sector.

"Habrá un fuerte cuestionamiento al gobierno provincial por el tema de la inseguridad y otro reclamo, que llevarán los intendentes del interior, por el tema de las retenciones y el conflicto del campo", adelantaron los voceros. 

La UCR y Confe aún no se unen y ya pelean por las candidaturas

En las próximas horas se realizará una cumbre que definiría la estrategia a seguir. Los cargos importantes se resolverían por acuerdo.

Los radicales y cobistas mendocinos todavía no logran concretar el demorado acuerdo para reunificarse, pero ya pelean para ver cómo se van a repartir las candidaturas. 

Y en esta forma de poner el carro por delante de los caballos, la noticia de que se podría llegar a votar en junio y no en octubre los fracturó un poco más a todos ellos.

Este sábado, luego de conocerse que el Congreso definirá en dos semanas el adelantamiento de las elecciones, se produjo un frenesí de reuniones informales (y otras no tanto) en donde quedaron al desnudo las profundas diferencias que aún existen entre los que alguna vez fueron todos radicales.

El seguro anticipo de los comicios, provocó que una parte del cobismo y una parte de la UCR se unificaran para pedir una elección interna (a realizar como fecha tentativa el 10 de mayo) para establecer quiénes serán en junio los candidatos a senador y diputado nacional, por nombrar solo a los cargos más importantes que estarán en juego.

En tanto otro sector radical y del propio Confe (el partido de Julio Cobos) apunta a que esa interna no se realice y que las candidaturas sean resueltas en una mesa que encabecen Julio Cobos y Gerardo Morales, el titular del Comité Nacional de la UCR. 

En el primer grupo se encuentran Alfredo Cornejo y César Biffi por el cobismo, junto a los referentes de Convergencia Federal por parte de la UCR entre los que están Armando Camerucci y Enrique Vaquié, entre otros. Junto a ellos, piden internas un grupo de dirigentes de Causa Nacional.

Del otro lado están Juan Carlos Jaliff y el grupo de dirigentes del cobismo del Este provincial y, en principio, Ernesto Sanz, figura clave de la estructura partidaria de la UCR en el armado de la reunificación. Cerca de esta posición de no ir a internas entre partidos, está Roberto Iglesias y, como se conoció esta semana, el intendente de Capital, Víctor Fayad.

En las próximas horas se realizará en Mendoza un cumbre a la que asistirán buena parte de estos dirigentes, para determinar cuál será el camino a seguir.

El encuentro está previsto para hoy domingo, pero dependerá de que Biffi llegue a tiempo de un viaje que hizo a Rosario para seguir a su hijo que jugó en esa ciudad junto al seleccionado de rugby.

Allí podría decidirse, según se especulaba, que se realice una interna pero dejando fuera los cargos políticos más importantes para decidirlos en una mesa de negociación. 

Tal es el caso de la candidatura a senador nacional, que nadie discute estará entre Sanz y Laura Montero, aunque no hay acuerdo acerca del lugar que cada uno ocupará en la lista.

 Un acuerdo muy trabajoso

Hasta que Cristina Kirchner anunció que pretendía que en el país se votara el 28 de junio, la UCR y el cobismo venían detrás de un acuerdo que les está resultando más que trabajoso.

Hace poco menos de un mes, cuando todo parecía cerrado, el propio Julio Cobos desactivó su vuelta la UCR luego de recibir los reproches de su propio partido. De allí en más se comenzó, de a poco, a hablar de nuevo.

La semana pasada, con motivo de la Fiesta de la Vendimia, se esperaba que ambas fuerzas finalmente firmaran el acuerdo y hasta hubo un borrador de convenio que circuló entre casi todos los dirigentes. 

Esa acta incluía como punto central, para desagrado de Iglesias, una cláusula que establecía una modificación de la carta orgánica del partido para que los que radicales que se había ido al Confe pudieran competir en internas con los que se quedaron. 

Gerardo Morales estuvo en Mendoza para la Vendimia y el acuerdo no se firmó. Tampoco mantuvo ninguna reunión importante con Cobos.

Es más, el único encuentro de peso que tuvo el titular nacional de la UCR fue un almuerzo junto a Sanz e Iglesias en un hotel céntrico. Pero esa reunión terminó muy mal: Sanz y Morales acusaron al ex gobernador de haberles tendido una “emboscada” política y no volvieron a dirigirse la palabra desde entonces.

Pues bien: en este escenario, es donde radicales y cobistas disputan ahora apurados por la presienta cómo se van a establecer las candidaturas. 

Todos hablan de que el acuerdo se va a a hacer y quizás por eso han pasado al punto número dos de la discusión, sin tomar en cuenta quizás que todavía no han rubricado el número uno.

Luego de todos estos meses, algunos acercamientos se habían producido. Uno de ellos, por caso, fue el de Cornejo, quien terminó aceptando la candidatura de Ernesto Sanz. 

Y el otro, fue el de Jaliff y los intendentes cobistas del Este, quienes abandonaron su presión para que Cobos sea finalmente el candidato a senador.

Pero todavía hay escollos que superar que no son menores. Para que se lleven adelante las internas como pretenden varios sectores, la Convención Nacional de la UCR deberá decidir el 3 y 4 de abril próximo la modificación de la carta orgánica del partido.

Ese escenario estaba previsto, pero ahora el adelantamiento de las elecciones puede provocar que las autoridades radicales, sobre todo Morales, directamente definan allí las candidaturas.

Como es su estilo, Cobos no ha dado señales firmes hacia Mendoza acerca de cual será su posición. Pero este sábado todos creyeron ver un mensaje: en la reunión de Cornejo, estuvo Juan Montilla, colaborador cercano del vicepresidente en el Senado y titular de Confe a nivel nacional.

Sin embargo, luego de cómo se desenvolvió estos últimos meses, con Cleto nunca se sabe.

A aglutinarse, pero rápido


El posible adelantamiento de las elecciones apresura el armado de alianzas. Esta semana será clave para el armado de disidentes y cobistas. Los seguidores de Julio Cobos apuestan a “dar la sorpresa”

La decisión tomada por Cristina K de adelantar las elecciones al 28 junio no sólo provocó rechazos. Si bien la modificación del Código Electoral debe aprobarse en el Parlamento, en las secciones electorales de la provincia de Buenos Aires aprietan el acelerador para sellar nuevas alianzas. Es que el gobernador Daniel Scioli ya anunció que en el territorio bonaerense también se votará por adelantado.

La apuesta disidente -como en diferentes localidades bonaerenses-, es conquistar los votos de quienes se opusieron al kirchnerismo en el conflicto con el campo -que aún no finalizó-. El ex gobernador bonaerense, Felipe Solá (uno de los referentes del espacio disidente), se reunió con productores agropecuarios, representantes de la agroindustria, empresarios y comerciantes en San Pedro.

La preocupación por la sangría K mantiene en alerta a las bancadas oficialistas. En la semana se realizó una reunión del PJ, encabezada por Raúl Pérez -quien enfrenta denuncias por enriquecimiento ilícito-, para remarcar la idea de “mantenerse unidos” y rechazar a los compañeros que trabajan con “no peronistas” (en referencia a Mauricio Macri, quien selló una alianza con Solá y Francisco De Narváez).

El diputado José María Díaz Bancalari (referente de San Nicolás) participó del encuentro y expresó que “el peronismo tiene que estar más unido que nunca porque hay una crisis de ideas. Tenemos que seguir trabajando para construir”.

Cruce de vereda
Hasta el viernes pasado, los acuerdos y las disidencias se cocinaban a fuego lento, pero esta semana será clave. En Salto, Juan Domingo Verdini y Daniel Spadone se encuentran abocados a la tarea -no muy difícil por estos tiempos- de reunir a las células anti K. La idea es cerrar filas el sector que lidera el ex intendente Carlos Pérez Azorey.

En las elecciones pasadas el PJ de Salto fue dividido en cuatro listas. Pasados los comicios, casi todo el espectro justicialista del Concejo se encolumnó detrás del intendente Victorio Migliaro. En el escenario formal, existen otros bloques: el del PJ (que cuenta con cinco concejales), el del FpV (con dos ediles), y el del ARI (integrado por cinco).

Tierra de caudillos
San Nicolás es una localidad muy politizada. Sus máximos referentes son José María Díaz Bancalari y los ex funcionarios felipistas Eduardo Di Rocco e Ismael Passaglia. El Concejo Deliberante se compone de ocho ediles del PJ (dos del Partido para la Victoria, que pertenecen al sector bancalarista); dos de la CC; uno de la UCR; ocho del FpV y uno del Partido para la Victoria.
Desde el FpV explican que no hay ruptura interna. Pero el ex ministro de Salud provincial, Passaglia, asegura que los concejales Danilo Petroni, Jorgelina Glorio, Jaqueline Broin y Andrés Quintero se están alineando con los disidentes de Solá.

Pocos kirchneristas
En Pergamino hay 20 concejales. El oficialismo lo encarna Integración Cívica Pergaminense con siete miembros que responden al cobista Cachi Gutiérrez; el PJ, con cuatro que reportan a Díaz Bancalari; el FpV, con cuatro integrantes; y cinco unibloques: Diálogo Pergaminense, UCR, Frente Grande, Hacer por Buenos Aires y Polo Social.

El abanico opositor, aunque públicamente no se reconoce, comenzó una ronda de reuniones para aglutinarse detrás del cobismo, que espera dar la sorpresa tanto en la Segunda como en la Quinta Sección. Pero también existen encuentros con el PRO que intentará sumar apoyo para la alianza disidente conformada por Sola, De Narváez y Macri.

Orlando Yans, el dirigente designado para coordinar el armado electoral en la Segunda Sección, indicó que “nuestra propuesta forma parte de una necesidad política que tiene no sólo el distrito, sino también la Nación, para buscar el reemplazo institucional en 2011. Pero 2009 es el punto de partida para lograr el triunfo final”. Y agregó: “El kirchnerismo, en términos electorales, es una expresión mínima en la 2da con respecto a las elecciones anteriores. De modo que creemos que están dadas las condiciones para que nuestra alianza dispute el poder local y provincial en 2011”.
Un mismo objetivo

En San Pedro, el Concejo Deliberante está integrado por 10 ediles de Acción por San Pedro Militancia Social; siete del FpV-PJ; y uno de la Coalición Cívica. Los concejales que responden políticamente a Patricia Rocca (diputada provincial) armarán en breve una bancada felipista.
Los bandos están divididos: un grupo de ediles apoya a Solá y otro es kirchnerista. Todos actúan juntos como oposición al gobierno radical de Barbieri.

Las bancas en juego en Diputados

Elías, Manuel (Pergamino) PJ
Onchalo, Ernesto Daniel (San Nicolás) PJ
Fox, Eduardo Carlos (Zárate) FpV
Cudos, Adriana María (Pergamino) FpV
Montesanti, Ricardo (Baradero) FpV
Mussi Fabián José (Ex.de la Cruz) FpV
Roca Patricia María (San Pedro) FpV
Gorostiza, Ricardo Emir (Ramallo) FpV
Passaglia, Ismael José (San Nicolás) FpV
Petri, Norma Griselda (Arrecifes) UCR 
Filpo, Roberto (Ramallo) UCR

La 4ta: una sección fracturada

En Junín, de siete concejales que pertenecían al justicialismo, cuatro (que responden al Centro de Empleados de Comercio) rompieron el bloque y crearon una bancada felipista-denarvaísta. El Concejo, entonces, quedó conformado por cinco ediles que responden al intendente Mario Meoni; uno de la Coalición Cívica; cuatro del MID; y un desprendimiento del meonismo (el ex presidente del Concejo, Adrián Feldman) que se alinearía con el FpV.

En Trenque Lauquen, el Concejo se compone por cuatro bancadas: la UCR (siete miembros); el FpV-PJ (siete integrantes); y los unibloques Unión Popular y Bloque Justicialista. El presidente del cuerpo, Miguel Delmagro, indicó que hubo una escisión en el FpV. El concejal Marcelo Baldassarre formó una bancada unipersonal denominada Bloque Justicialista y anunció que votará de forma independiente. Además, descarta la posibilidad de que haya fugas hacia el felipismo- denarvaísmo.

Colombi: “La alianza Cobos-Carrió es la alternativa al modelo kirchnerista”


Colombi estuvo hoy en el establecimiento arrocero Itá Caabó, en Mercedes, en donde inauguró la temporada de cosecha arrocera. 

En declaraciones a la prensa se refirió a la interna de la UCR y recordó que su sector había pedido comicios en 2008, pero que ahora hay que pensar en una normalización proyectada a 2010 

También aludió al acercamiento entre el vicepresidente Julio Cobos y la Coalición Cívica de Lilita Carrió. 

Ello "fortalecería un esquema de alternativa al modelo actual de país, que no respeta las instituciones ni leyes que comprometen a las provincias y sectores productivos", expresó Colombi. 

El gobernador volvió a criticar a los que considera jefes de la oposición política -“Ricardo Colombi, Tato Romero Feris y Fabián Ríos”- por “las trabas que colocan” a su administración y juzgó que “el PAF podría reflotarse si la ciudadanía se expresara en ese sentido”. 

El gobernador inauguró la cosecha arrocera para esta temporada, junto al director de Adecoagro, Ezequiel Garberns y productores uruguayos, brasileños y de otros puntos del país. 

En el discurso de apertura llamó a “construir un verdadero sistema que nos incluya a todas las provincias y refunde el federalismo en la Argentina”, e instó a “a que el Estado y la producción trabajen juntos porque deben planificar políticas a largo plazo”. 

Corrientes “hoy siente como se quebrantan leyes en la distribución de recursos y como no se respeta el piso de coparticipación para las provincias” señaló y puntualizó que ello no debería ser “un tema político” porque “por ley le corresponde a las provincias, hoy está quebrantado” 

“Las políticas no se trazan –dijo- considerando a los demás como amigos o enemigos, las políticas estatales se hacen debatiendo en el Congreso y abriendo espacios de participación a todos los sectores”, declaró Colombi. 

Además, criticó que “la dependencia que se genera desde la Nación restringiendo recursos y quebrantando leyes, se frena todo tipo de programas y políticas que las provincias planifican”.